En una nota de prensa, el grupo hotelero Holiday Inn ha señalado que “con las olas de frío que estamos sufriendo este invierno en toda Europa”, van a introducir los “calientacamas humanos” en sus hoteles. El cometido es que los clientes no pasen frío y puedan tener un sueño reparador.
La portavoz de la empresa, Jane Bednall, dice que “funcionan como grandes bolsas de agua caliente, aumentando la temperatura de la cama, de forma que esté calentito y cómodo desde el primer momento en que su cabeza se posa en la almohada”. También aclara que los calentadores humanos se retiran de la cama antes de que el huésped llegue –para depección de algunos o algunas-.
A la respuesta de algunos usuarios que comentaban que les daba asco meterse en una cama usada, han aclarado que los “calientacamas humanos”,  que ya funcionan en el Reino Unido van vestidos con un mono completo, guantes, gorros y calcetines, de modo que no se pueda dudar de la higiene de este sistema. Durante cinco minutos se envuelven entre las sábanas con unas prendas diseñadas específicamente para acumular el máximo de calor en un tiempo mínimo.

En España no habrá “calientacamas”

Un portavoz de la cadena de hoteles en España ha confirmado a El Confidencial que no piensan implantar este método en  los cuatro establecimientos que hay en nuestro país. Así que los españoles tendrán que ponerse más mantas o dormir fresquitos.

Ahora bien, no puedo evitar mostrarme escéptica ante esta noticia; ¿Es ésto marketing o es realidad?
Bien podría tratarse de una campaña de marketing viral, pues la cadena hotelera ha conseguido que se hable de esta iniciativa en muchos medios, tanto en prensa tradicional como online.
Pero también podría tratarse de una iniciativa basada en añadie un valor a la empresa;  vamos, que la crisis estimula el coco para encontrar nuevas ideas de negocio.
De todos modos, habrá muchos interesados en tener un empleo que consista en echarse en una cama un rato.